A QUIEN PUEDA INTERESAR



El día de ayer comenzó a circular por las redes sociales un comunicado de escritoras y escritores venezolanos en respaldo al Presidente Maduro en el que aparece mi nombre. Debo decir,primeramente, que en ningún momento se me notificó de la inclusión de mi firma en dicha carta pública. Respeto las razones de su divulgación, así como a los que sí suscriben el comunicado, algunos de los cuales conozco y respeto grandemente, y que aparecen ahí en defensa de sus convicciones. Sin embargo,ignoro de quién fue la iniciativa de realizarla y el porqué de la anexión de mi nombre sin mi consentimiento. Me parece innecesario y contraproducente este tipo de procedimientos.

Por otro lado, también deja mucho que desear que, a propósito de la publicación de este comunicado, se exacerban las dormidas ansias segregacionistas, la afición por la listas para laexclusión, cosa que reprocho venga de donde venga. He leído comentarios en  los que algunos casi que plantean revisar esta lista antes de leer algún autor venezolano; u otros que abiertamente recomiendan no comprar los libros de ningún autor publicado por las editoriales del estado.  Ejercen con esto una discriminación igual o peor que la que dicen criticar. Manifiesto mi desacuerdo con ambas prácticas.

                                                                                                        22/02/2015

DAR A LUZ


Esta conjunción de palabras puede durar
años
                o  sólo       segundos
puede que no llegue a nacer
            y  no estallar
                     no tener sentido alguno.
Si no se insemina
si no se inflama
si no fecunda
se da a luz una placenta
                                                           

                                                                            sola.




De: Las máquinas simples



Abrazo el agua

atrapo   aquí    la espuma

los peces vienen como siempre vienen
        
                          como una dispersión
           
                          como multitud

parece que el viento desmigaja la cara

cuando se siente un retorno
                       
                         una vuelta

llegar es tener los pies mojados

             llegar es eso



ser   mientras   más   orilla   menos   ola




Collage por Lautréamont, de José Kozer



Madame permanece entera pese a las cúspides de luz en
               la claraboya del quirófano.

Madame es Reina del papel, en su papel, sobre la mesa
                de operaciones.

Madame sintetiza el escarabajo, desnuda bajo el ligero
               salto de cama, un desliz, un hilillo de savia brota
               de sus partes pudendas, duerme Madame (um-
               bría) bajo el primer anillo concéntrico de la
               ceiba.

Madame ¿la impenetrable? Su olor a palisandro invade las
                manos del médico cirujano, tres enfermeras
                invertebradas tejen muertas de envidia la efigie
                de Madame.

Escapó. Y asciende deletreando juegos ingobernables de
              palabras, ubre, oleaginoso, sahumerio; y
              retrechera entra Madame en Dios esgrimiendo la
              más bella palabra del idioma, solfatara.

Brinda (¿gusta?). Se sienta. Tres veces hila y cose en
            su invisible máquina (la postura es ahora impe-
            cable) el menudo pie adelanta, incorruptible es
            la mano que ase la sombrilla de tafetán color
            vino al alzar la vista oír el ruido abrirse de las
            ocho varillas de bambú.



¿TE ACUERDAS?


Manu Chao escribe un hermoso poema con música con un paisaje lejano de guitarras que se mueven como gusanos. Sobre él la sencillez de este mantra que deja entre manos y oídos la sensación de abismo ("al borde del agua") de aquello que puede aún recordarse claramente o de lo que sólo se conserva una palmera bajo el sol,  un sombrero o una calle:


¿Te acuerdas de todo Broadway cuando llovía?
¿Te acuerdas de Malcolm X bajo un sombrero?
¿Te acuerdas al borde del agua?
Yo me acuerdo
como si fuese
como si nunca.
Yo me acuerdo
como si ya nada.
¿Te acuerdas al borde del agua?
¿Te acuerdas?
Hacia buen tiempo bajo las palmeras.
Es tan tarde.
Yo me acuerdo
como si fuese
como si nunca
¿Te acuerdas de los viejos tiempos?
¿Te acuerdas?
Hacia buen tiempo.
¿Te acuerdas?
Es tan tarde.
¿Te acuerdas?
Estamos tan lejos
Yo me acuerdo
como si fuese
como si nunca.
Me acuerdo
como si ya nada
¿Te acuerdas de todo Broadway cuando llovía?
¿Te acuerdas de Malcolm X bajo un sombrero?
¿Te acuerdas al borde del agua?
Yo me acuerdo
como si fuese
como si nunca.
Yo me acuerdo
como si ya nada.
Acuérdate de aquellos buenos momentos.
Recuérdame

         sólo un instante.

De: Las máquinas simples



Yo era esa poca  cosa

como un escarabajo

un insecto perfectamente

de tarde y ocre

con un ojo oscuro desvaneciéndose

de poros cerrados

de silencio

de olfato apenas

niño que se mira

se reclama

por pequeño

por taciturno

por el barullo íntimo

el endeble cuerpo

por el peso ninguno


LAS PALABRAS


Lo que pueden forjar con su barbarie
lo que le hacen con la boca
el despeñadero al que se arrojan
el plato de peltre donde son servidas
los utensilios para acribillarlas
la madrugada a la que son expuestas
con lo que son incineradas
lo duro de sus alambres, la forma de su espinazo
cómo desaparecerán  un día
el parecido que tendrán con los susurros
cómo son seguidas por los que alucinan
cómo son devueltas en arqueos involuntarios
los crucigramas donde están ocultas
el lugar de la tierra donde se lanzan
su despilfarro
su indigencia
la ciudad que las exige

los árboles donde se queda alojado su humo.